Òdu Ba Wá Venezuela 2020 en tiempos de Pandemia

Cuando en la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá de Venezuela (ANSI) asumimos el reto de llevar adelante la determinación de la Letra del Año para nuestro país, no imaginamos la precisión, alcance y la magnitud de lo que ha sido uno de los vaticinios más certeros de toda la historia del ifismo en Venezuela.

La realización de ceremoniales previos con amplio alcance en cada una de las regiones de Venezuela, le dieron una magnitud muy importante al mensaje que obtuvimos durante el solsticio de invierno para el hemisferio norte, entre el 21 y 22 de diciembre de 2019, donde Olorun (El Sol) moría en la noche más oscura y renacía poderoso e indestructible en la alborada del nuevo ciclo solar que es el verdadero momento de determinación del año.

No estuvimos exentos de polémica por quienes priorizaron la costumbre y no la lógica enmarcada en el corpus de Ifá. Tampoco de quienes no vieron la necesidad de realizar ebboses previos a lo largo y ancho de todo el territorio nacional y menos que se hiciera durante 3 meses. Otros tantos criticaron el resultado obtenido, por cuanto no concebían que Olofin nos dijera que Venezuela estaría en el año naciente en Iré Arikú Yale Inle Elese Ifá, que significa Bienestar de salud con una palabra firme de Ifá.

Quienes atacaban este último aspecto, decían que no era posible que un país tuviese Salud, porque no era una persona y mucho menos que lo hiciera Ifá, ignorando el poder y autonomía de Ifá como energía que cubre nuestro mundo y el universo.

El concilio de Awoses que guiaron esta ceremonia, interpretó lo que reflejaba el Òdu Ba Wá Ogbe Roso Ntele, junto con los Òdu testigos que se revelaron como fueron Osá Meyi y Okana Sodde. En estos signos, la enfermedad oculta y sin identificar se hacía presente (Ogbe Roso Ntele), mientras que Osa Meyi nos indicaba como sería su diseminación en nuestra tierra (y en el mundo), recordando que las Iyami Osoorongas bajaron del cielo a la tierra, ocultas en el cuerpo del Awo Osa Meyi cuando hizo el largo viaje para vivir entre los humanos, y luego, ante los síntomas de malestar que estas le causaban en los órganos como estomago, riñones, hígado y pulmones, hizo ebbo para expulsarlas y así llegó la destrucción al mundo. Por su parte en Okana Sodde, llama a escuchar los consejos y no desobedecer, ya que ahí estará la salvación.

Odu Ba Wá - Letra del Año para Venezuela 2020

La paciencia hace al hombre triunfador en el 2020

En Ogbe Roso habla la inteligencia y la paciencia, algo que exhorta a tener capacidad analítica y reflexiva en lugar de impulso reactivo. En todos los Patakí (historias) de este Òdu, se habla de cómo la calma y la prudencia permitieron que se triunfara sobre la adversidad, siempre partiendo de la fe en Ifá y el apego a los ebboses.

Cuando Ogbe Roso nos dice que la enfermedad no se puede identificar, no nos habla que no se sabrá cómo es que la gente enferma y muere, sino que no se sabe durante su desarrollo cuál es el medicamento efectivo para recuperar a los afectados y proteger a la población sana, así como los daños a largo plazo.

Una de las únicas medidas que se plantea en la circunstancia actual para frenar la propagación del Covid-19 es el aislamiento social (cuarentena), lo cual es un problema ya que varios factores se suman para generar un estado de ansiedad colectiva. Nuestra sociedad es dinámica, en permanente movilización y las economías globales son del día a día, con un ritmo de producción y sobremarcha arrolladora. Por eso, cuando la pandemia del Coronavirus ha obligado a paralizar todo y mandar a la población a su casa, la economía se ha quebrado y nos enfrentamos a otro problema social.

El Òdu Ba Wá como palabra firme para el triunfo y la salvación

Nangareo previo a la obtención del Òdu Ba Wá - Letra del Año para Venezuela 2020Ante estos retos, los Awoses y Olorisas nos vemos ante la gran pregunta: ¿Qué debemos hacer desde el conocimiento de Ifá para revertir la situación que se complejiza por la falta  de movilización y maniobra que nos limita en el acceso a los recursos indispensables?

La respuesta es ver el Òdu Ba Wá Ogbe Roso Ntele y toda la adivinación que se hizo. Surgieron voces angustiadas que pedían que se consultase a Ifá para saber qué camino debíamos tomar frente a la Pandemia. Desde la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá de Venezuela (ANSI) la posición es firme, apegarnos a lo profetizado por Ogbe Roso Ntele, ya que hacer otra adivinación sería ignorar la palabra que nos dio Olofin cuando fue convocado, además de un menosprecio a lo que Orúnmila, los Orishas y los Eggungun nos dijeron en ese momento.

Ifá no se equivoca y confiamos en que profetizó Iré Arikú Yale Inle Elese Ifá, pero de nosotros depende que así se materialice. Antes de la llegada del 31 de diciembre de 2019, se realizó a nivel nacional el ebbó propiciatorio de ese Iré Arikú, como lo determinó Ifá. Se trata de un Kauré con Eya Bó (pargo fresco) acompañado de 16 bolas de ishú (ñame) y una atención a Eshu – Eleguá con  tres (3) bolas de Ishú.

El Kauré es una rogación que se puede acompañar con un addimu que es simple en su ejecución, pero que reviste un poder muy fuerte porque es un tributo humilde que se hace a los Orishas y que consta de una invocación desde el corazón. En este caso, el Kauré fue puesto por los Awoses ante el fundamento de Orúnmila, como custodio de Ifá por mandato de Olofin.

Otros de los ebboses se desarrollaron en los días siguientes de diciembre y enero, teniendo en cuenta que era pertinente repetir algunos en el paso de los meses, para mantener el Iré Arikú.

El ebbo sencillo tiene su poder

La situación compleja a la que nos somete el aislamiento social, la paralización de las actividades económicas y el uso prioritario de los recursos financieros para el abastecimiento y alimentación de las familias, nos exigen que las obras sean sencillas, pero Ogbe Roso Ntele reveló que ahí estaba el secreto de su poder.

Cuando se obtuvo el Iré Arikú en el Òdu Ba Wá, se preguntó cual obra propiciaría dicha bendición, y aunque se planteó un ebbo de grandes magnitudes, el que señaló Olofin fue el Kauré, que consiste en la ofrenda de imploración sencilla ante el Orisha, en este caso el fundamento de Ifá.

Entre los cuestionamientos al Iré y la obra indicada para propiciarlo, estaba que si se trataba de una Letra del Año, el ebbo debería ser de grandes dimensiones con la inmolación de un animal mayor y no un Eyá Bó que aunque conocemos al pargo como uno de los animales de mayor rango por los secretos que logró ver, algunos hermanos inferían que no satisfacía los requerimientos de un país.

Es por esto que en el planteamiento de la obra marcada, se hacía énfasis en realizarlo del mismo modo como se ejecutaron las ceremonias previas para el Òdu Ba Wá, de forma simultánea en todo el país. Que cada coordinación regional de ANSI lo ejecutara, pero también que cualquier religioso pudiera hacerlo desde su casa, logrando así con la suma de todo esto una obra de grandes dimensiones.

El kauré como recurso del religioso en cuarentena

La llegada de la cuarentena, prácticamente a tres meses de la obtención del Òdu Ba Wá en medio del equinoccio de primavera, nos llevó a recurrir nuevamente al kauré con los recursos disponibles y por ello durante ocho días continuos, realizamos moforibale a Ifá implorando en comunidad religiosa por la Salud de nuestro país y el mundo.

Ese ciclo lo denominamos “El Gran Despertar de Ifá” y sumó no solo a Awoses y Olorisas, sino que también incorporó a los Aleyos, semillero de religiosos que algún día serán guías y orientadores de otras personas. Así, magnificábamos la fuerza del ebbo, ya que no era un individuo o grupo de personas implorando, sino que eran cientos y miles de ellos desde sus casas, haciendo una petición a Ifá para que derramase sus bendiciones.

Luego se hizo una obra conjunta con varias organizaciones de las religiones ancestrales y animistas de Venezuela, denominada “Enciende tu fe por Venezuela”, donde por primera vez Awoses, Olorisas, Aleyos, Espiritistas, Palo Congos, Neopaganos, Indigenistas y otras corrientes se unieron en una imploración conjunta.

Desde Ifá y Osha, se realizó un kauré a los Orishas regentes del Òdu Ba Wá como son Elegua y Oshún, contando además con la bendición de Obatalá. También se hizo kauré a los eggungún, por cuanto necesitamos la bendición de nuestros ancestros y que su protección nos mantenga a salvo.

Más paciencia para cultivar la sabiduría

La aparición del Òdu Okana Sodde nos recuerda algo y es obedecer a los consejos dados por Ifá para no tener pérdidas. En ese sentido, volvemos al punto donde Ogbe Roso habla de la paciencia que debemos tener y no caer en la desesperación para no cometer imprudencias. Debemos comparar ambos hechos con los consejos dados por organismos sanitarios como la Organización Mundial de la Salud cuando exhorta que la cuarentena y el aislamiento social es el mecanismo efectivo para evitar el contagio de una enfermedad que aún no tiene cura.

Okana Sodde también señala la importancia de Orishas que son fundamentales para la salud como Obatalá e Inle, donde el primero siempre ha sido relacionado con la estabilidad de la salud mientras que el segundo habla de la medicina y la botánica. En Ogbe Roso por su parte se destaca el poder de Ozain y el secreto que guardan las plantas.

En la necesaria conjunción de los Òdu, Ifá revela que la cura existe en la misma naturaleza, en el poder de las plantas, sin embargo el proceso de descubrimiento por parte de la ciencia llevará su tiempo.

Mientras tanto la sabiduría ancestral debe ser tomada en cuenta, con el uso de los cocimientos e infusiones de plantas medicinales de gran tradición que permiten el fortalecimiento del sistema inmunológico y de los órganos respiratorios.

Los hermanos que regresan a Venezuela

Otro aspecto que mostró la determinación del Òdu Ba Wá fue la profecía del retorno de una gran masa de venezolanos que se fueron a otras tierras.

En este vaticinio, Ifá nos advertía que la diáspora de venezolanos en el exterior sufriría nuevos capítulos de xenofobia, explicado a través del patakí de Ogbe Roso donde Olofin le dijo a las cucarachas que hicieran ebbo para que poblaran el mundo y estas cumplieron con lo indicado y se regaron por toda la tierra.

Luego Olofin les dijo que hicieran ebbo para que no fuesen aplastadas, pero las cucarachas subestimaron la necesidad de hacerlo ya que consideraban que por ser muchas no se meterían con ellas, pero su desobediencia les costó ser aplastadas y perseguidas como plaga y peste.

Haciendo una analogía, se indicó que los venezolanos sufrirían persecución en el exterior, como ya se había observado en países como Ecuador y Perú. Además, la profecía agregaba que un fenómeno a lo largo y ancho del continente, haría que Venezuela se convirtiera en un lugar seguro para nuestros hermanos pero que estos tendrían problemas para llegar.

En el momento, varios países del continente experimentaban enormes protestas sociales contra sus gobiernos y se discutía si se desatarían escenarios de violencia que generarían estos retornos forzados.

Sin embargo, el peligro llegó en forma de coronavirus. Nuestros connacionales se vieron desalojados de las casas y habitaciones donde vivían alquilados al agudizarse la crisis económica en diversos países producto de la Pandemia y se desató la xenofobia. Hoy vemos como llegan por cientos a la frontera del país, buscando la seguridad de esta tierra que también es de ellos. Ifá demostró su grandeza y que su palabra no cae al piso.

Lo que nos espera en las próximas semanas

Varios elementos deben ser analizados en este momento para entender los días por venir. Partimos del hecho que la vida como la conocíamos, no sólo en Venezuela, sino en todo el mundo, ha cambiado y no volverá a ser la misma. El coronavirus ha torpedeado las bases de todo lo que para nosotros es la vida normal y corriente, imponiéndonos nuevos cánones desde el comportamiento social hasta la economía y sin lugar a dudas, la práctica religiosa.

Es importante saber que la pandemia y el distanciamiento social no se superarán de inmediato. En lo personal me atrevo a pensar que estamos en un escenario donde al menos hasta finales de julio se mantendrán fuertes medidas de restricción de la movilidad humana. Cabe recordar que el Òdu Ogbe Roso Ntele habla del ebbó de los siete días (patakí del “Galardete de Olofin” o “El invencible”) sin embargo no debe ser interpretado exclusivamente en días, sino en 7 semanas o siete meses.

Tampoco la interacción social será igual, por lo cual el saludo de contacto físico se suprimirá de nuestras costumbres por exhortación de los organismos sanitarios y de la desconfianza misma de quien pueda ser portador de Covid-19. Esto también afectará, por largo período, la educación regular que cambiará sus mecanismos de enseñanza y las actividades recreativas que serán minimizadas para evitar una propagación de la enfermedad.

En materia económica, el descalabro de todos los ejes financieros del mundo generará una grave crisis en el comercio internacional, restringiendo las exportaciones de materias primas, primordialmente en lo referido a la alimentación.

En cuanto a las materias primas estratégicas, los países que administren minerales, hidrocarburos y energéticos tendrán un paso adelante porque su recursos serán muy demandados pero deben controlar que los costos no se eleven por encima de cierta franja para evitar que el crecimiento de unos, signifique el completo hundimiento de otros y así la catástrofe en los países más pobres se agudice. El trueque será un modelo de intercambio que se retomará.

Una oportunidad a pesar de la adversidad

Venezuela por su parte tiene un elemento a considerar que se manifestó en el Òdu Ba Wá y que puede dar indicios sobre el factor económico en nuestro país. En el òdu Ogbe Roso Ntele fue donde Oggún entregó las herramientas de trabajo a Orisha Oko para poder labrar y trabajar la tierra. Entre estos instrumentos se le entregaron el arado, la escardilla y otras que permitieron que la tierra fuese aprovechada para la siembra de manera extensiva para poder alimentar a grandes cantidades de personas de aquel pueblo.

Aparte vale acotar que el cierre de la profecía del Òdu Ba Wá, Oggún hizo manifestación fuerte cuando para que los ebboses “caminaran” debíamos contar con su concurso a través del Kauré al dueño de los metales, con un Eyá bó descamado que se le colocaba como addimú.

Interpretando los patakís, entendemos que los venezolanos deberán, ahora más que nunca, estimular el trabajo del campo, la siembra y el aprovechamiento de las bondades que nuestros suelos ofrecen para la producción agrícola. Un elemento fundamental que advertía el Òdu Ba Wá sobre los venezolanos que regresarían al país es que pondrían en práctica lo que ellos aprendieron y trabajaron en el exterior, donde muchos se dedicaron al trabajo en la producción de la tierra, pero ahora será en su propio país.

No sucumbiremos como sociedad por la Pandemia

La sociedad se reconstruirá con nuevas bases, quizás, bajo nuevos parámetros en lo internacional que favorecerá el crecimiento de los más pequeños. En Ogbe Roso Ntele está el poder de Omo Bosade, que fue el hijo de Yemayá que dio a la humanidad el secreto que guardaba la tierra y los ancestros (eggungun) para forjar la sabiduría y tomar las decisiones más pertinentes y adecuadas, cuya capacidad la obtuvo tras permanecer nueve días encerrado en una habitación, aislado de todos.

Volvemos a la clave del òdu Ogbe Roso Ntele: Paciencia, que con ella forjaremos sabiduría. Quien se adelante al tiempo correcto de hacer las cosas, solo conocerá el fracaso. Es tiempo de vernos como personas y como sociedad, en el marco de la identificación de quienes fueron solidarios y empáticos, pero también de quienes fueron egoístas y solo pensaron en su beneficio individual.

Que Orúnmila los cubra a todos de bendiciones. Iború, Iboyá, Iboshishé.

Carlos J. Ríos –  Awo ni Orúnmila Ogbe Sá (Miranda)

Secretario de Comunicación y Tecnología


Los artículos de opinión son responsabilidad única, individual y exclusiva de sus autores y no representa la posición, argumentos o ideas de la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá (ANSI) indistintamente de la posición o cargo que ocupe dentro de la estructura nacional, regional o municipal de esta institución, salvo que se comunique en acto oficial lo contrario. Las opiniones, consideraciones y posiciones oficiales de la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá de Venezuela (ANSI) serán solo aquellas que sean producto de sus comunicados oficiales decididos en sesión de Junta Directiva y Concilio Nacional.
Carlos J. Rios Awo Ogbe Sá
Carlos J. Ríos - Awo Ogbe Sá
Secretario Nacional de Comunicación y Tecnología de ANSI at | carlosjrioscdve@gmail.com | + posts

Awo ni Orúnmila Ogbe Sá (2008). Omó Odduduwa. Especialista en Marketing Digital, Redes Sociales y Programación Web. Administrador de Personal y Contador Público en formación.

Publicaciones Relacionadas

1 Comentario

  • Morella Palma Baba Sólo Oyu , 19/04/2020 @ 10:55 am

    Gracias por tan extraordinario análisis y apego a la palabra sagrada de Ida. Olorum Nawe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *